domingo, mayo 14, 2006

Arqueología antillana: proyecto para la libre circulación del conocimiento que generamos

El objetivo de este espacio es divulgar aquellos escritos que he realizado sobre la arqueología antillana y puertorriqueña. Estos trabajos son variados, pero sirven para ilustrar una idea en la cual he creido firmemente como arqueólogo: todo aquello que investigamos, estudiamos y publicamos les pertenece a los pueblos para quienes trabajamos, no sólo a nosotros. Como muchos sabemos, en nuestras respectivas islas, pero particularmente en Puerto Rico, el conocimiento que generamos sobre la historia antigua (la arqueología) del terri-(mari)torio, tiene poco impacto en las sociedades actuales para las cuales trabajamos. Somos nosotros los profesionales de esta área, por un lado, y las entidades de gobierno que tienen el deber ministerial de promover estas cosas, por el otro, los culpables de esta absurda e irresponsable dislocación entre las sociedades del pasado que estudiamos y las del presente en las cuales vivimos. La realidad de nuestro momentum no es difícil de comprender: los puertorriqueños estamos inmersos en un sistema político al que poco le interesa y conviene que nos conozcamos mejor o que participemos, nosotros mismos, del descubrimiento y entendimiento de nuestros propios pasados. Conocernos mejor y conocer nuestras múltiples trayectorias históricas implicaría, entre otras cosas, sentirnos más seguros de quiénes somos y qué queremos como pueblo en esta coyuntura actual.

Tendríamos que comenzar por reconocer que nuestra historia como pueblo pluriétnico se remonta, por lo menos, a cuatro o cinco mil años atrás y no a quinientos y pico como una y otra vez nos quiere hacer creer la "historia oficial", esa que aún hoy le inyectan a nuestros niños y niñas de Puerto Rico en las escuelas. Por lo tanto, y en efecto, si comenzamos por comprender que nuestra(s) trayectoria(s) histórica(s) como cultura antillana es milenaria y no de unos cuantos cientos de años, nuestras ideas y cursos de acción sobre aquellas cosas que nos rodean y nos afectan serán más firmes y congruentes; estaríamos, pues, enfrentando nuestros problemas y sueños de vida con una nueva conciencia: la de ser nosotros mismos (cambiantes como todas las culturas de cualquier época), pero claros y seguros de que manejamos y controlamos nuestro destino como puertorriqueños y antillanos.

Para iniciar con este proyecto, debo decir que el énfasis de los trabajos que ahora otorgo al público es Puerto Rico, aunque estoy agregando también nuevos documentos (en revisión editorial o en imprenta) que son el producto de investigaciones conjuntas con investigadores de Puerto Rico y de otras islas antillanas. Tengo que señalar que la mayoría de los trabajos aquí mostrados ya han sido publicados en revistas especializadas y, por lo mismo, han sido de difícil acceso para el público en general. Otros trabajos están en proceso de publicación con distintas editoriales y uno de ellos fue publicado en la prensa escrita de Puerto Rico. Espero mostrar -más allá de entrar o no en conflicto con las casas editoriales donde he publicado- que el conocimiento que generamos nosotros los antillanos sobre nuestros propios pasados (nuestros otros tiempos o espacios) tiene que ser libre para que incite a la reflexión en la gente a quienes les pertenecen. Ojalá y otros(as) colegas de la región puedan y sientan la necesidad de hacer lo mismo con sus publicaciones.


Nota:
Si los trabajos que están "en imprenta" van a ser utilizados por maestros(as) para la educación preuniversitaria y universitaria, los mismos pueden ser citados en su totalidad respetando siempre la fuente de origen. Por otra parte, si desean ser utilizados (citados) por otros investigadores para nuevas publicaciones, se requiere obligatoriamente de un permiso escrito del autor.

No hay comentarios.: